Saltar al contenido

Viaje a Portugal

Portugal, Lisboa, Lagos, Algarve, Oporto, viajar, niños

Viajar a Portugal con niños

Viaje a Portugal
5 (100%) 23 votes

Como siempre comentamos en todos los posts, nuestros viajes empiezan teniendo en nuestro poder las guías de Lonely Planet y en este caso la rutina se repite con la de Portugal:

Viajar a Portugal con niños, viaje, niños, Lisboa, Oporto, Sintra, Lagos

Nuestras vacaciones en Portugal duraron 9 días y visitamos:

  1. Lagos
  2. Lisboa
  3. Sintra
  4. Oporto

Nuestras vacaciones con niños a Portugal comenzaron en Sevilla, recogimos nuestro coche en el parking del aeropuerto y pusimos rumbo a Lagos, en el famoso Algarve portugués.

 

El viaje en coche fue bastante cómodo, ya que al llegar de noche, la niña estaba durmiendo y no tuvo que sufrir las casi tres horas de coche. Desde Sevilla hasta Lagos la carretera está compuesta por un 95% de autopista, en muy buen estado, así que es un tramo muy fácil y cómodo.

portugal, niños, viajar a portugal, oporto, lisboa

La unica trava llega cuando dejas España y entras en territorio Portugués, esto porque en Portugal tienen un sistema de pago de autopistas un tanto raro. Las autopistas en gran parte del territorio son de pago, pero resulta que no hay ni barreras ni cabinas donde pagar. El problema está en que hay falta de información y al no saber como funciona se suele seguir por la autopista libremente sin saber que podrías ser multado de un momento a otro.

Hay tres formas de viajar por carreteras portuguesas sin ser desangrado:

  1. Easytoll, permite vincular una matrícula a una tarjeta bancaria para que cobre de ahí los pagos.
  2. Las tarjetas prepago -activadas por mensaje de teléfono.
  3. Alquiler un dispositivo electrónico específico.

Cualquiera de estos tres medios vale, pero el mas usado y mas fácil es el segundo, lo venden en muchas gasolineras.

Lagos y sus maravillosas playas

El recorrido duró alrededor de dos horas y media, llegamos en la noche a nuestro alojamiento Casa Paula Apartments, una bonita y acogedora guesthouse en el centro de Lagos, también dispone de una pequeña piscina y en la parte alta una preciosa azotea con unas vistas espectaculares.

Lagos es de esos lugares que te enamoran, extrañas y al que quieres volver. Bonito pueblecito costero con casas con tejados en los que las cigüeñas se posan cada mañana.

Hay que reconocer que esta pequeña ciudad tiene muchísimo encanto y muchas actividades para niños,  sus playas no dejan indiferente a nadie, pasamos allí casi 4 días y no fueron suficientes para apreciar todo su esplendor. Desde sus amarillas playas hasta sus blancas calles, todo hace que te enamores de forma rápida.

Fuimos en la segunda mitad de octubre, así que ya no era época de playa, pero aún así no hacia frío como para no poder bañarte. Está claro que la mejor época para poder degustar bien las playas de Lagos es en verano pero seguramente en otoño no está todo tan abarrotado como de junio a septiembre y se puede ir mas tranquilo a cualquier lado.

dónde comer en lagos con niños

Seguramente ha sido uno de los lugares donde mejor hemos comido en los últimos años de viajeros. Lagos ofrece una gastronomía excelente, se come de lujo y la verdad que no es nada caro comparado con otras ciudades europeas.

Si tuviéramos que aconsejar un restaurante de Lagos este sería seguramente:

“Ala do castelo” – El restaurante Ala do Castelo se encuentra en pleno centro de Lagos, dentro de las murallas y muy cerca de la zona costera. En nuestra visita al restaurante, que fue bajo recomendación, pedimos una riquísima sopa de pescado para nuestra pequeña y una famosa “Cataplana de mariscos” para nosotros. Todos le que probamos superó con creces nuestras expectativas, la cataplana es algo que hay que probar si pasan por Lagos porque no deja indiferente a nadie.

El segundo lugar donde mejor hemos comido en Lagos, fue:

Mar Restaurante & Bar – Es un restaurante que se encuentra subiendo de la playa, se come muy bien y también como el anterior a un precio muy asequible, su otro punto fuerte es seguramente la preciosa vista al mar que tiene desde su terraza. Aquí lo que pedimos fue pescado y estaba realmente bueno y se notaba su frescura. Lo que más nos sorprendió fue seguramente el precio, al ser un lugar con tanta calidad y tan bien situado pensábamos que sería mucho mas caro de lo que finalmente fue. Así que también lo recomendamos.

¿qué visitar con niños en Lagos?

Zoo Lagos – Es un modesto y pequeño zoológico que se encuentra en las afueras de Lagos, a unos 20 minutos en coche del centro. No es muy grande, pero está muy cuidado y tiene bastante variedades de animales, sobretodo de aves exóticas.

La entrada al zoologico cuesta 16€ los adultos y 12€ niños a partir de 4 años.

Justo en la entrada, después de pagar,  te sacan una foto familiar con un burro de mentira y luego ya empieza el tour por el zoológico. Hay unos cochecitos muy graciosos que sirven para llevar a los niños dentro, ellos entras y los papis los empujan, eso le encantó a nuestra niña, tanto que unos meses después lo intentó relatar en los dibujos de navidad, son muy cómodos ya que así los pequeños no se cansan y los papis tampoco, nosotros lo estuvimos usando todo el rato y eso hizo que la visita fuera muy relajada.

También hay restaurantes y bares dentro del zoo, no son muy caros y se puede comer bastante bien y otra zona de manualidades para niños.

La duración de la visita al zoo de Lagos puede durar unas dos horas, incluyendo un pequeño descanso para tomar un café y descansar la piernas un poquito. Personalmente nos gustó bastante y sobretodo nuestra hija lo pasó muy bien, ya que estas bastante cerca de los animales y da la sensación de que los cuidan muy bien. Así que recomendamos una visita para que los mas pequeños puedan disfrutar de los animales.

Lo más bonito de Lagos es seguramente su centro, poder pasear por sus calles, irse de tiendas o simplemente pararse a tomar un café dentro sus murallas. Hay muchas cafeterías con terrazas donde pararse a desayunar, merendar o de copas.

En nuestra visita a Lagos de 4 días, tuvimos también ocasión de visitar la cercana “Portimao“, que al igual que Lagos, ofrece unas playas espectaculares, mucho restaurantes, centros comerciales y mucho ocio.

Cerca del paseo marítimo hay muchos restaurantes y bares donde poder desayunar y tomar algo, nosotros fuimos a uno que incluso tenía un castillo hinchable donde la niña pudo entretenerse mientras nosotros desayunábamos. También se puede almorzar o cenar, nosotros personalmente no hemos tenido tiempo para probarlos ya que de precios eran algo mas caros de los que mencionamos anteriormente.

En fin, durante 4 días tuvimos tiempo de sobra para enamorarnos de esta maravillosa ciudad, con su gente y su tranquilidad hace que te quedes cautivado y quieras repetir una y otra vez.

Viajar a Lisboa con niños

De Lagos a Lisboa son aproximadamente unas 3 horas en coche, las carreteras portuguesas, tanto por autopista como por carretera normal, están en muy buen estado así que conducir en el estado luso se convierte en algo realmente fácil y sobretodo cómodo.

Tras 3 horas de conducción llegamos por fin a Lisboa, se empieza a notar que estamos en una gran ciudad porque el tráfico ya no es como en el sur de Portugal, es mucho más denso y hay bastante colas.

Justo al terminar la autopista y entrar en ciudad hay una cabina de peajes, pagamos aproximadamente unos 10€ para entrar a Lisboa y luego de allí directamente al alojamiento que habíamos reservado.

Primeramente aquí no tuvimos muchas suerte, nuestro consejo, en este caso, es que en la capital lusa inviertan algo más de dinero en alojamiento y se queden por el centro, es mas seguro y mucho mas bonito. Nuestro alojamiento se encontraba un poco apartado del centro, en un barrio algo conflictivo y eso, amigos míos, se notaba, tanto de día como de noche. Habían mucho drogadictos pidiendo por las calles, tanto que nos asustamos un poco y decidimos no salir a ningún lado mas tarde de las 18:00.

El hotel que escogimos en este caso fue:

Residencia Almirante – El hostal en si no estaba mal, el personal era bastante amable y todo estaba bastante limpio. También hay que reconocer que por 36€/noche en la capital de Portugal no se puede pedir ni exigir mucho más. El problema de este alojamiento es su ubicación, sus paredes de “papel” donde se escucha prácticamente todo y que el baño de nuestra habitación estaba en el balcón. Sin embargo solo lo necesitábamos para  dormir ya que el resto del día lo aprovechamos para disfrutar Lisboa y sus maravillas.

Los más importante que ver en Lisboa

Se puede pasear por la ciudad con mucha facilidad y la verdad que pudimos ver casi todo lo imprescindible en menos de dos días.

Los mas importante de la capital de Portugal es sin lugar a dudas “la plaza del comercio“, es un lugar precioso con una tonalidad increíble y que emana mucha vida.

Fue construida donde antes estaba el palacio real, antes de ser destruido por un brutal terremoto en 1755.

La Plaza del Comercio está compuesta por un conjunto de edificios en tres de los lados y está abierta en el lado sur, mirando al río Tajo. Antiguamente allí llegaban los barcos mercantes y ésta era la puerta de entrada a Lisboa.

Lo mas curioso de todo fue, ver como en pocos minutos pasó de estar soleado a estar completamente nublado y con una visibilidad muy escasa.

Además para aprovechar aún mas la belleza de esta plaza, que es de las mas importantes de todo Portugal, nos sentamos a tomar un café en uno de sus bares y así rellenar aún mas la retina con tanta maravilla.

Al final de la visita y de regreso al hotel, dimos un paseo por su pintoresca Rua Augusta, llena de tiendas, restaurantes y muy bien adoquinada. Paseando a lo largo de la calle y haciendo paradas para probar todas sus maravillas culinaria de la apetitosa gastronomía de Portugal.

Por cierto, tienen que probar los pasteles de bacalao, son una pasada, buenísimos!

Como resultado tenemos que decir que a pesar de la mala suerte con el alojamiento, Lisboa nos ha resultado una ciudad con encanto y verdaderamente bonita.

Viajar a Sintra con niños

Esta ciudad nos enamoró completamente, Sintra, para el que no la conoce, es una pequeña ciudad al norte de Lisboa, 30 km de carretera dividen la capital de Portugal de esta pequeña ciudad famosa por ser antiguamente la residencia de muchos monarcas.

Llegar a Sintra desde Lisboa es relativamente facil, tanto si vas en coche como si vas en tren. El trayecto en ambos casos no suele superar la media hora, así que no tenéis excusa para no visitarla.

Llegados a Sintra, nos dirigimos al hostel escogido, en este caso muy buena elección:

Moon Hill Hostel – Un precioso hostel de muy alta calidad, las habitaciones muy espaciosas, limpias, baño amplio, restaurante con desayuno incluido, wifi de alta velocidad y una sala con cocina y maquina de café y té. De precio no es muy barato pero tampoco es caro. La relación calidad/precio es muy alta.

En nuestro primer dia nos dedicamos a recorrer y conocer un poco la cercanía, cabe decir que es una mini ciudad así que recorrerla de lado a lado es muy fácil.

Como primera parada, tras haber hecho el check-in y dejado las maletas, nos dirigimos derechitos a almorzar algo, por la hora que es, y luego a la famosísima “Fabrica das verdadeiras Queijadas da Sapa”, tuvimos la suerte de que esta pequeña dulcería estaba justamente en la calle paralela a nuestro hostal, así que pudimos darnos un festín diario de Queijadas. Es una dulcería muy pintoresca y antigua, según nos contó un residente se Sintra, es un lugar que solo se fabrica en esta dulcería, así que la parada es obligatoria. Tiene unas mesitas en la terraza y también en el interior que es muy coqueto y tranquilo.

viajar, niños, Portugal, Sintra, queijadas

Los mas importante de Sintra, el Palacio da Pena

Palacio Nacional da Pena – Famoso por ser una de las principales residencias de la familia real de Portugal durante el siglo XIX (siglo de su construcción). Se encuentra en la freguesia de Sao Pedro en la ciudad de Sintra. También mencionar que fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 1995.

La historia de su construcción es muy curiosa:

Fue el príncipe Fernando II de Portugal, esposo de la reina María II de Portugal, quien ordenó la construcción del palacio da Pena en 1836. El príncipe, se enamoró de la zona de Sintra en una excursión que realizó junto a su esposa. En esta excursión, la pareja pudo apreciar las ruinas de un antiguo monasterio destruido a raíz del fuerte terremoto de 1755. El monasterio había sido de los frailes de la Orden de San Jerónimo y fue construido por el rey Juan II y transformado, por el rey Manuel I que, cumpliendo una promesa, ordenó la reconstrucción del monasterio en honor de Nossa Senhora da Pena y lo regaló a la orden de San Jerónimo.

Para llegar al Palacio da Pena hay varias formas, se puede ir en coche, con la linea de autobús 436 que sale desde Sintra o en tuk-tuk, nosotros elegimos la ultima opción, algo mas cara pero mas divertida. La entrada al palacio mas el parque costó 14€ por adulto y la niña gratis.

Pero Sintra no es solo el “Palacio da Pena”, también comimos en algunos restaurantes baratos y con muy buena comida.

El mejor que hemos tenido suerte de probar has sido seguramente:

Restaurante Apeadeiro – Aqui fuimos a almorzar el dia de la visita al palacio, se encuentra justamente cerca del centro y fue una elección muy acertada, estaba todo buenísimo, abarrotado de gente pero aún así fueron muy rápidos en coger la comanda y traer la comida. Pedimos un bacalao con patatas (increíble!) y un solomillo con salsa de champiñones, también buenísimo. Lo mejor de todo fue el precio, bastante barato.

Aqui termina nuestra aventura en Sintra y de aquí ya nos vamos a visitar la ultima ciudad de Portugal que es la eterna “Oporto“, la mas grande y la mas entretenida.

 Itinerario de 2 dias en Oporto

Después de conducir 3 horas por las maravillosas autopistas de Portugal, llegamos a la segunda ciudad mas grande del país después de Lisboa, Oporto.

El alojamiento escogido en esta ocasión es:

Casa Voltaria – A este alojamiento hemos decidido darle un 10, se encuentra en la parte de “Vila nova Gaia“, justo cerca del “Puente Don Luis“, lo encontramos buscando en Booking y nos llamó mucho la atención, no solo por su precio, sino también porque es una casa privada de una familia muy simpática. Es un apartamento de dos plantas, con cocina, sala de estar, 2 baños y 2 dormitorios. Uno de los dormitorios aun tenia juguetes en su interior y eso fue una gozada ya que nuestra hija pudo entretenerse jugando.

A la llegada nos recibió el dueño, un señor muy simpático que hablaba perfectamente español, quien nos explicó todo lo que había que visitar, los mejores sitio donde ir a comer y como movernos por Oporto sin necesidad de coger coche. También nos dejó una botella de “Vino Oporto” y un dulces típicos para nosotros.

¿que visitar en Oporto?

Si vais a Oporto, lo mas importante y que no pueden perderse, son el “Puente Don Luis I” y la bodegas de vino Oporto como “Bodegas Calem” o “Bodegas Sandeman“.

El puente, que conecta Oporto con Vila Nova Gaia, es muy imponente, a medida que te vas acercando te deslumbra su majestuosidad.

Nuestro apartamento quedaba muy cerca del puente, así que una vez aparado el coche y tras haber dejado las maletas en el apartamento, decidimos empezar nuestra aventura por la segunda capital de Portugal.

Lo primero fue ir a hacer una visita al Puente y tras haber apreciado su belleza decidimos bajar a la parte baja para irnos de catas. Hay muchas bodegas en Oporto, las mas importantes, como Calem, se pueden visitar pero con reserva y con bastante antelación ya que están siempre abarrotadas.

Nosotros visitamos la de “Casa Kopke” que se encuentra junto a todas las demás en la parte baja del puente Don Luis. Fue una experiencia muy bonita, te dan una lista con la varias opciones de Oporto y te explican como funciona y que tipo de maridaje hacer con las varias chocolatinas que acompañan cada copa. Personalmente nos encantó, también por el lugar en sí, que cuenta con una maravillosa vista al Rio Duero.

Tras cruzar el puente y terminar nuestra deliciosa cata, decidimos irnos a dar un paseo al otro lado del puente, en la parte antigua y mas bonita de Oporto, calles peatonales, tiendas y restaurantes pintan la ciudad de un color especial y de vida.

Como recomendación para ir a cenar, nos aconsejaron el “Restaurante Antunes” y fue una elección mas que acertada:

Restaurante Antunes – Se encuentra en el distrito norte de Oporto y es una pasada, comimos cochinillo, vino Gambeiro y patatas para nuestra hija, la calidad es suprema, la atención del personal exquisita y el precio mas que razonable. Lo aconsejamos como parada obligatoria en vuestra vacaciones en Portugal:

Hasta aqui llegó nuestra aventura en Portugal, fueron de esas vacaciones con niños que hacen que quieras volver una y otra vez, nuestra pequeña se lo pasó genial y nosotros también, hay mucho entretenimiento para los niños en el pais luso, tanto que cada área de servicio por el autopista tiene un parque infantil y también en centros comerciales.

Vacaciones con niños a Portugal!!!


También podría interesarte:

Viajar a Disneyland Paris

A %d blogueros les gusta esto: